miércoles, noviembre 02, 2005

La nueva Ley de Universidades 2

Siguiendo el consejo de Egócrata, voy a analizar un poco más el proyecto de Ley Orgánica de modificación de la Ley Orgánica de Universidades. Quizás el punto más relevante de la nueva ley sea más autonomía para las universidades -aunque a algunos como a Mario, Desde Allende, no le guste mucho la idea-. Esto se traduce en dos aspectos. En primer lugar, cada universidad regulará su propia selección del rector. En segunda lugar, desaparecé el "corsé" de la habilitación a nivel nacional para profesores titulares y catedráticos.
Nos podríamos preguntar: ¿por qué es más importante más autonomía? Básicamente, porque esto fomentará la competencia entre centros académicos y la responsabilidad de estos hacia los estudiantes. Y me explico. Seguramente muchos de vosotros interpretéis autonomía universitaria como "cortijo". Ya sabéis, el clásico rector que corta y pincha en su universidad según su gusto. Y, seguramente, muchos no andáis equivocados. Pero autonomía, en un sistema de competencia, también implica libertad de elección por lo que cada uno quiera ser.
Las universidades tienen dos salidas posibles: o ser una fábrica de títulos o ser un centro de excelencia. Si optan por lo primero, reclutarán personal especializado en dar clase y con escasa vocación-capacidad investigadora. Dar una clase de licenciatura -a excepción de los nivels superiores- no requiere de grandes conocimientos. Prueba de ello es que muchas veces estas clases las dan los becarios y los novatos. Bueno, pues aquellas universidades que opten por esto, seguramente reclutarán a profesores muy normalitos. Vamos, nada lejano de lo que tenemos ahora. Pero como he dicho, también un rector pueda optar por ser excelente en varias áreas. Entonces decidirá traer a los mejores, quienes con sus publicaciones situarán a la universidad en los puestos altos de los rankings. Entonces, los criterios de mérito primarán sobre elementos más "oscuros".
Esta idea de autonomía no sólo surge por tener libertad para seleccionar al rector. El "corsé" de la prueba de habilitación nacional implicaba "perder" mucho del valioso tiempo de investigación en prepararse para unas pruebas que dudosamente sirven para elegir a los mejores. Más bien eran un mastodonte burocrático que afortunadamente se ha desmontado a tiempo.
No obstante, el nuevo proyecto mantiene alguna rigidez en la selección de profesores como la prueba de "cantar" un tema del temario entre los tres que el tribunal propone por sorteo. La nueva ley propone que los profesores numerarios -funcionarios- se seleccionen siguiendo tres fases: curriculum, exponer un tema entre los tres que surgen por sorteo de un temario y presentar un trabajo académico del candidato. Bueno, pues creo que con el primero y último sería suficiente para saber quién es el mejor. Con la exposición final se podría ver sus cualidades pedagógicas y su labor investigadora. No obstante, aún estamos a tiempo que se cambie.
Si leéis con detenimiento mis argumentos, el resultado final es un modelo de universidad con dos tipos: universidades de excelencia o de elite y universidades "normales". Bueno, es el modelo americano. Aquí surgen interrogantes como la igualdad de oportunidades, la libertad, la competencia..... Creo, no obstante, que pese a algunas dudas, éste es el mejor modelo posible puesto que la igualdad de oportunidades no radica en que todos publiquemos en American Journal of no sé qué, sino en que tengamos la posibilidad de ir a cualquier universidad sin que la renta nos discrimine. No todos podemos ser Einstein..... -es duro, pero cierto-. Pero ir a una universidad "normal" no es un problema. Seguramente, en su ambición de parecerse a las mejores, éstas mejorarán.
El proyecto de reforma tiene más puntos interesantes:
- desaparecen los profesores titulares y catedráticos de Escuela Universitaria
- define mejor las funciones del Consejo de Coordinación Universitaria
- libera "lastre" en los Consejos Sociales de las universidades
- tiene un interesante apartado sobre el deporte en la universidad
.......
Vamos, que mejora lo presente y da en los puntos claves para conseguir una universidad mejor. Seguramente, algunos os preguntaréis por qué algunos departamentos o universidades optarán por la excelencia y otros optarán por la "fábrica de títulos". A primera vista todos preferimos lo primero -ser buenos-, pero las "pasiones" del mundo académico nos lleva a lo segundo. Bueno, la tarea que se está haciendo de reclutar a gente de fuera, con otras preferencias y libres de "ataduras" ayudará a crear centros de excelencia. Quien quiera, se subira al carro. Los que no, pues seguirán en lo que están. Pero vamos, creo que esta vez muchas de las razones vendrán de los "exiliados" y de los jovenes que no les gusta lo que hay. Ellos generarán centros académicos excelentes.

Comments:
Hola Soy Mario del Blog Desde El allende, no puedo publicar con mi nombre por problemas tecnicos.

Me parece interesante tu articulo, pero me gustaria hacerte una pregunta, ¿Porque hay que elegir entre fabrica de excelencia y fabrica de titulos? no puede haber un termino medio.
 
Gracias por tus comentarios, Mario. Por cierto, ¿cuál es el nombre de tu blog? Entro por Red Progresista pero no encuentro la URL.
Respecto a tu pregunta, te respondo como un gallego: ¿qué más modelos hay? Creo que las universidades o son buenas o son malas. Pero creo poco en los términos medio en este aspecto. No se me ocurre. Porque siempre unas serán mejor que otras. O por lo menos lo veo así. No obstante, estoy dispuesto a aprender. Así que espero tus comentarios con mucho placer.
 
Me ha gustado mucho el post. Es muy interesante y estoy de acuerdo con la idea de la universidad competitiva. Sin embargo soy absolutamente excéptico respecto de lo que mencionas sobre la Ley de Universidades (No me la he leído, hablo por lo que dices en tu post). Ya teníamos antes un acceso a los puestos de profesor sin habilitación, y el resultado era tan nefasto como ahora, y más endogámico. La habilitación era un intento, no muy brillante, de luchar contra la endogamia. Por algún motivo las universidades no contrataban a los mejores profesores sino a los que llevaban tiempo chupando banquillo como ayudantes y becarios. La tendencia es y era hacia la estabilización del ayudante conocido y no a la absorción del profesor brillante por conocer.

Si antes de la habilitación no había incentivos para una universidad competitiva y excelente, tampoco veo que los haya con la nueva ley. Para ser excelentes las universidades necesitarían más autonomía para pagar como se merecen a los mejores profesores y para seleccionar a los mejores alumnos (las pruebas selectivas que proponía el PP por ejemplo). Un entorno competitivo que premie a las mejores universidades con más ingresos y más reconocimiento. No tengo claro de cual puede ser el mejor modelo para nosotros, pero tengo la intuición de que pueda ser algo que esté a medio camino entre nuestra universidad democrática pero mediocre y la universidad americana de calidad pero elitista.

El exceso de universitarios es uno de los grandes problemas de la Universidad. Demasiados titulados universitarios en titulaciones con poca salida que luego las empresas absorben de mala manera, mientras hay una falta de titulados de FP. Mientras, la Universidad no tiene recursos suficientes para dar una educación de calidad a tantos universitarios.
 
Hola Gulliver,
gracias por tus comentarios. Te respondo por partes.
Algo que mantiene esta ley respecto a la del PP es la acreditación. Básicamente, este proceso garantiza que todos los profesores que se van a contratar tienen un mínimo de méritos. Si estos méritos son públicos y exigentes -por ahora lo están siendo, como por ejemplo cuando piden publicaciones en revistas internacionales-, no es necesario la habilitación. La acreditación es una gran aportación del PP que hay que conservar y que garantizará la calidad del profesorado.
Respecto a la libertad para seleccionar profesores. Eso ya existe y se mantiene. El 49% de los profesores universitarios pueden ser contratados. Nada impide que saques plazas con remuneraciones altas. Por cierto, la Pompeu Fabra lleva un tiempo haciéndolo.
Otro punto conflicto es la de la selección de alumnos. Ahí me quedo con la selectividad. Es lo único que nos iguala a todos en oportunidades y que sirve para garantizar que todo el mundo recibe una educación mínima.
Respecto al número de universitarios, a mí no me molestan que seamos muchos los licenciados. Lo que me molesta es tener una economía que se apoya en el ladrillo y la subvención. Prefiero que se modernice la economía y se creen puestos de trabajo cualificados, a reducir el número de universitarios. Más capital humano no es malo. Lo malo es tener un sistema productivo de hormigón.
Lo dicho, gracias por tus comentarios.
 
Bueno, aunque en la mayoría de tus argumentos estoy de acuerdo (de hecho, siempre he considerado que un cierto elitismo es bueno) creo que la cosa es algo más compleja. Pero en cualquier caso, opino que una reforma de las universidades y su estructura es necesaria YA! no se puede permitir que la primera universidad española que aparezca en el ranking de las mejores esté en el puesto ciento y mucho... da algo de vergüenza... (Ah! y es la autónoma de Madrid, para quien quiera saberlo).
 
El elitismo, si lo quieres llamar así, no es malo en sí mismo. El problema surge cuando este elitismo es por renta, por ejemplo. Pero si el elitismo responde a los mejores bajo unas premisas de igualdad de oportunidades, ¿qué hay de malo? Yo siempre veo la vida como una carrera de atletismo. La gana el que más corre. Pero el problema surge cuando no todos salimos del mismo punto de partida y hay gente que puede "comprar" unos metros de ventaja. Entonces la carrera es injusta. Pero llegar el primero, si eres el que más se esfuerza, no es malo.
En las universidades pasa lo mismo. Que haya universidades mejores o peores no es malo en sí mismo. Siempre y cuando todos podamos acceder a las buenas en base a unos criterios conocidos, que se apoyen en el mérito y que la renta no sea un impedimento.
 
A eso se le llama "meritocracia". También estoy a favor de ella, lo que pasa es que, como bien anunció Ralf Dahrendorf, tiene una serie de peligros a su alrededor (uso y abuso del poder, enconamientos etc. etc.)

Salu2.
 
Publicar un comentario en la entrada



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?