lunes, noviembre 07, 2005

A vueltas con la ley de Educación

Esta semana va a ser calentita. La Iglesia vuelve a la calle y el PP detrás. ¿Por qué a la Iglesia no le gusta la nueva ley? La cosa es más sencilla de lo que parece aunque algunos lo encubran con la bandera de la libertad.
Vamos a ver, en este país no hay problemas para abrir colegios católicos privados. Si mañana un colectivo de padres decide gastarse 1000 euros al mes en la eduación de sus hijos y montar una escuela privada, no es muy difícil. La dificultad llega cuando quieren que esa educación se la pague papá Estado.
En España la red de escuelas se divide en tres tipos de colegios: público, concertado y privado. Los dos primeros los financia íntegramente el Estado. El último, pues a la libertad de cada cual -siempre y cuando cumplan con los valores de la Constitución, bandera con la que se visten PP y demás "liberales"-.
Bueno, pues la pregunta que surge a debate es la siguiente: ¿quien paga manda? Pues va a ser que sí. Cuando gobierna la derecha -o "liberales"-, pues como Iglesia y gobierno son los mismos, el segundo paga y el primero manda. Pero claro, cuando gobierna la izquierda, gobierno e Iglesia son distintos -vaya con la separación de religión y política que tanto predicaron los liberales-. Y claro, con la izquierda el gobierno quiere pagar y mandar -legislar, para más señas-. Es gracioso que pidan dinero y que luego ellos no quieran tener obligaciones con el Estado. ¿Y de qué obligaciones hablamos? Pues por ejempo que no se pueda cobrar nada de nada para poder asistir a un colegio concertado. ¡Menudo esfuerzo! ¿Es que se quieren convertir en colegio de "pudientes" dejando a los inmigrantes y clases bajas en la red pública?
Las libertades se hacen realidad cuando no hay barreras, impedimentos. Pero si dejamos que se establezcan cuotas para la asistencia a colegios concertados, hacemos muchas cosas pero no fomentar la liberta de elección de centro.
En fin, que una semana con muchos argumentos tontos y con poca lectura de investigaciones sobre educación. Otro ejemplo y aquí acabo. Parece ser que exigencia está asociado con buenos resultados académicos. Así, poder pasar de curso con tres asignaturas suspendidas nos garantizará mejores resultados académicos y mayor promoción de la igualdad de oportunidades. Pues va a ser que no. Si alguien se toma la molestia de leer los informes PISA se dará cuenta de dos cosas. En primer lugar, siempre suspende los que menos renta tienen (¿Son los ricos más listos? ¿Esto es igualdad de oportunidades?). Segunda paradoja. Aquellos sistemas que se fomentan en la evaluación continua y en la no repetición de curso, países nórdicos, son los que mejores resultados obtenienen (¿Será todo una conspiración de progres transnochados para acabar con los valores del "esfuerzo" y el "trabajo"?).

Comments:
Los ¿liberales? defendiendo la permanencia de la religion dentro del sistema de educacion publico (a pesar de no estar amenazada).

Dos posibilidades:
O se olvidaron de los principios liberales.
O se olvidaron de la educacion.
 
Toda la razón del mundo. Estoy contigo.
 
Hombre, es claro por qué un liberal defiende la postura de la Iglesia:

Hay dos posibilidades:

1.- Eliminamos la enseñanza pública completamente (opción más liberal) como muy bien dice Isidoro para que no nos los solucione todo Papá Estado.

2.- Ya que vivimos en un Estado Social-ista, y lo anterior va a ser que no, por lo menos que no me vea perjudicado, pagando una educación que no quiero. Que sea yo el que elija el tipo de educación que se da a mi hijo con lo que sale de mis impuestos.

Lo que proponéis, claro está es que yo os pague la educación que queréis para vuestros hijos con mis impuestos, y que encima me pague la de mis hijos si no me parece bien lo mismo que a vosotros.

Vamos... más morro no se le puede echar al asunto.

Un saludo
 
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
 
Publicar un comentario en la entrada



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?